• cardenasmorenogust

Gustavo Cárdenas Moreno: Los simuladores de vuelo

„… estas naturalezas odian más que a la muerte el hecho de que la simulación y la mera apariencia constituyan una necesidad. “

Friedrich Nietzsche




Para Gustavo Cárdenas Moreno, apasionado de la aeronáutica y de los aviones en general es muy importante tener basta experiencia en los vuelos, pero no necesariamente se tiene uno que subir al avión y surcar los cielos; es por esto que existen los simuladores de vuelo.

Desde la creación de los aviones de alguna u otra forma han existido los simuladores, y es que siempre ha existido la necesidad de entrenar o capacitar a los pilotos, las formas y métodos cada vez han sido más efectivos para lograr un nivel aceptable de desempeño.


Es sabido que contar con pilotos calificados ayuda por lo menos en dos cosas: una es que permite lograr niveles altos o muy altos de desempeño y la otra y, quizá la más importante, alcanzar niveles de seguridad de mayor nivel.


Entre más nivel se tenga para volar será menor la incidencia directa en la aparición o no de accidentes, considerando que la aviación es una actividad de altísimo riesgo todo el tiempo y en la que dependen vidas del piloto.


Gracias a las nuevas tecnologías aplicadas los métodos adiestramiento han sido cada vez más completos y sofisticados, y gracias a ellos se pueden abarcar fallas susceptibles que podrían presentarse en cualquier fase de vuelo.


Pero no solamente es agarrar el volante y la máquina también es necesario que exista una comunicación expedita y eficaz entre los operadores que, a nivel mundial, tengan en su flota aviones similares para enterarse casi de primera mano de algún suceso digno de ser compartido y buscar las correcciones que deban hacerse a técnicas de vuelo.


Además de tener métodos de mantenimiento similar en cualquier parte del mundo para poder pilotar cualquier tipo de nave.

Desde el comienzo hasta el final y en todas las fases de entrenamiento se utilizan dispositivos de simulación de vuelo. Estos han evolucionado a pasos agigantados al grado de sustituir el vuelo en circunstancias muy particulares.


Existen varios tipos de simulación para buscar la mejor preparación de los pilotos, que van desde el simulador fijo, que nos permite comprender la importancia de las secuencias de revisión/operación de las aeronaves, hasta la operación de vuelos reales con características meteorológicas especiales, como lluvia, nieve, vientos cortantes y demás.


Se recuerda que la aviación en sí constituye un riesgo, mismo que se busca sea controlado de manera correcta y eficaz, es por ello que la presentación de una falla debe ser lo más fidedigna posible y que puede presentarse en cualquier momento.


Con el tiempo la simulación de las fallas (que es lo más importante) se ha logrado reproducir casi de manera perfecta, provocando los movimientos de los simuladores casi reales y las necesidades de arriesgar y desgastar los aeroplanos en vuelos simulados en avión lo menos posible han permitido la evolución sorprendente de la reproducción de un vuelo normal mediante la ayuda de máquinas que nos ponen en situaciones de riesgo.


Todo esto sin tener la necesidad de surcar los cielos de manera real ni exponer la vida del piloto ni de los pasajeros.


En el argot de la aviación tanto compañías locales e internacionales han coincidido en optar por nombrar de manera diferenciada a los entrenadores de vuelo y a los simuladores de vuelo, los primeros son del tipo fijo o con movimiento, pero muy básico, los segundos son dispositivos que reproducen el vuelo de manera casi perfecta, lo más apegado a un vuelo real.


Cada uno presenta ventajas y desventajas además de tener los costos muy diferentes; mientras que los entrenadores suelen ser desde uso en una computadora hasta el montaje en un aparato similar a un aeroplano los simuladores suelen costar varios millones de dólares.


Para Gustavo Cárdenas y las autoridades aeronáuticas de casi todos los países con aviaciones serias, permiten que los cursos de simulador formal, es decir, donde se tengan horas consideradas como de vuelo real y registrables de esta manera en las bitácoras, sean a través del establecimiento de centros de adiestramiento, verificados por las autoridades aeronáuticas y en el tipo de simulador completo, FFS (full flight simulator).


Por esto y más es que el mundo de la aviación y la aeronáutica es tan apasionante para Gustavo Cárdenas Moreno.

10 visualizaciones0 comentarios